REPORTAJE POST BODA

NO TE LO PIERDAS.

Por fin se casaron. El traje del novio y el vestido de la novia ya están guardados cuidadosamente, como se guardan las cosas que tienen un significado especial. ¿Ya terminó todo? La sensación general de las parejas es que, después de meses de preparativos, el día de la boda pasa volando. Seguro que si pudieran, la mayoría de novios alargarían ese día un poquito más. Pero lo cierto es que la boda termina cuando ustedes quieren. De ahí que cada vez más parejas se decidan a hacer un reportaje post boda. Los motivos no son pocos, y a nivel creativo las posibilidades son inmensas.

El reportaje post boda es la excusa perfecta para volver a vestirse de novios ¿cuántas veces te probaste el vestido antes del “gran día”? ¿No te merecés ponértelo aunque sea una vez más? Y vos, novio, ahora que perdiste la vergüenza, seguro que te gusta ponerte guapo otra vez delante de la cámara. Ahora sí, tienen todo el tiempo del mundo para hacer el reportaje. Sólo para ustedes dos. Los nervios del día de la boda ya no están, nadie los espera para comer y ya no hay nada que pueda salir mal. Relajados.

Tanto los fotógrafos de bodas como los novios disfrutan muchísimo con las sesiones post boda. Están más tranquilos y hay muchísima libertad para crear por ambas partes. Quizás les gustaría fotografiarse en el lugar donde se conocieron. O junto a su mascota. O practicando alguna de sus aficiones: desde patinar a comer hamburguesas. Si salen a correr juntos cada tarde, a ponerse las zapatillas, que el contraste con la ropa de novios será lo más. ¡En la post boda todo vale!

Para acabar la sesión y descargar adrenalina, pueden atreverse con el cada vez más extendido, aunque no tanto como nos gustaría,  trash the dress. Además del impacto sentimental que puede tener en los novios, el efecto visual es impresionante, dando como resultado fotos muy vistosas. Salten, bailen, mojá tu vestido de novia, ensucialo, rompelo… todo sea por tener la foto más original de tu grupo de amigos. Y el novio, si se quedó con las ganas de partirse la camisa como decía la canción, ¡adelante! Lo importante es que disfruten y eso se respire en las fotos.

Otra opción es realizar la post boda con ropa de calle. Las imágenes serán completamente diferentes, pero lo esencial es que estén  lo más cómodos posibles. Para algunas parejas no es fácil ser el centro de atención, por lo que probablemente se sentirán más a gusto con una sesión más discreta. Algunos novios tienen muy claro lo que quieren, tienen muchas ideas y pueden llevar la sesión de fotos bastante planeada. Pero otros, por timidez o nervios, pueden sentirse algo bloqueados ante estas situaciones. Para eso está el fotógrafo. Su herramienta principal, además de la cámara, es la creatividad. Cuanto más se abran a él los novios y más aspectos de su vida le dejen conocer, más personalizado puede ser el reportaje. Detalles aparentemente sin importancia, como por ejemplo la canción o la película preferida de la pareja, pueden servir de inspiración para conseguir unas fotos que realmente reflejen la personalidad de los protagonistas.

Fuente: http://www.unionwep.com/

timthumb DSC0299 DSC0234 DSC0220 DSC0103

 

Envíenos su comentario